13/10/2021 11:20 Hs.
La otra cara de la visita de Alberto Fernández a Toyota: Recorrida express, flexibilización y temor a escraches

El presidente visitó este martes la compañía automotriz en Zárate. Pero a diferencia de su recorrida del 2020 cuando había cuarentena estricta, esta vez no hubo fotos ni abrazos con los trabajadores. El mandatario evitó el contacto con los operarios, se fue en helicóptero y dejó a Kulfas para dar un breve discurso ante el personal administrativo. "El ambiente acá está bastante caldeado y ayer no se animaron a pasearlo por la planta", señalaron a LaNoticia1.com. Todo el trasfondo detrás de la presentación del mandatario.

A- A A+

Por Christian Thomsen Hall

El 27 de mayo de 2020, en plena cuarentena estricta por la pandemia de coronavirus, Alberto Fernández visitó la planta de Toyota, situada en el partido bonaerense de Zárate, que había vuelto a producir con un protocolo especial por el Covid-19. En aquella oportunidad, y pese a los cuidados extremos que debían tomarse para no propagar los contagios, el presidente se paseó por toda la fábrica y hasta se mostró muy cerca de trabajadores y militantes que se habían acercado al lugar, en una acción que en su oportunidad fue muy cuestionada por el periodismo y la oposición. 

Este 12 de octubre de 2021, Alberto Fernández volvió a la planta de Toyota pero esta vez su visita fue muy distinta. El hermetismo, el bajo perfil y la poca información que hubo sobre su actividad en la ciudad fueron algunas de las características de la última recorrida del mandatario por la compañía japonesa. De hecho, ante las escasas imágenes brindadas por la prensa oficial de presidencia, algunos medios optaron por publicar fotografías viejas del presidente donde se lo observa con otro barbijo y acompañado por el gobernador Axel Kicillof, quien ayer no estuvo presente en Zárate.


Alberto en mayo de 2020, sin barbijo y junto a los trabajadores. 

¿Pero a qué se debe el cambio radical en la postura del Jefe de Estado? Alberto Fernández visitó la automotriz para presentar el proyecto de Ley de Promoción de la Movilidad Sustentable, que según el Gobierno generará en los próximos 10 años inversiones por 8.300 millones de dólares y 21.000 puestos de trabajo. Muchos preveían que el lanzamiento se transformara en un acto de campaña, teniendo en cuenta que el presidente busca revertir su imagen tras lo que fue el rotundo fracaso del Frente de Todos en las PASO. Pero en realidad sucedió todo lo contrario. 

Desde la planta de Toyota en Zárate aseguran que la visita de Alberto estaba prevista para algunas semanas atrás y que se fue postergando por distintas cuestiones. "Llegó en helicóptero, fue recibido por autoridades de la empresa, le mostraron un auto eléctrico y luego lo llevaron en una combi hacer una recorrida por fuera de la planta. Por último, antes de irse, dejó a Matías Kulfas (Ministro de Desarrollo) para que nrinde un discurso ante el personal administrativo de la empresa", contó a LaNoticia1.com una alta fuente de la compañía que estuvo presente durante todo el itinerario. 


El discurso de Kulfas ante administrativos de Toyota. Foto: LaNoticia1.com

"El poco tiempo que el presidente estuvo en la planta y todos los movimientos que hizo durante su llegada a la empresa fueron manejados por los organizadores con una absoluta reserva", precisó la fuente consultada por este medio. "A diferencia del año pasado, los operarios de la fábrica no pudieron ver al presidente. Y ni siquiera algunos delegados del sindicato que intentaron estar presentes en el lugar lograron tener contacto con él", detalló. Todas estas acciones dejaron en evidencia que el mandatario evitó acercarse a los trabajadores. Pero, ¿cuáles eran los motivos de esta decisión?  

Los empleados de la empresa creen que a Alberto "intentaron protegerlo". "El presidente no se sacó fotos con los operarios y creo que su gente no quiso exponerlo debido al malestar que hay entre los trabajadores dentro de la planta. Esto se debe a las internas gremiales desatadas por la flexibilización laboral impulsada por el sector empresarial, aprobada por el gobierno nacional y acompañada por la cúpula del sindicato de SMATA, casi a espaldas de los trabajadores", reflejaron desde el seno de la compañía, pintando de cuerpo entero la atmósfera que por estas horas envuelve a Toyota.


El presidente, este martes, en el exterior de la empresa y junto a un puñado de autoridades.  

Cabe recordar que el pasado viernes, Toyota logró la aprobación de su reforma laboral en una asamblea donde se votó la aceptación de la extensión de la semana laboral a cambio de un bono por sábado trabajado, un franco móvil y la efectivización de 1.012 empleados. Según cuentan, la asamblea convocada de apuro y que aprobó la propuesta de la patronal, estuvo condicionada por la fuerte presión del SMATA. La obligación de trabajar los sábados, trocando lo que deberían ser horas extras por horas normales, y el establecimiento de un franco móvil, de dudosa aplicación, despertó el enojo de los trabajadores. 

Vale remarcar que la visita de Alberto Fernández a Zárate sucedió el mismo día en que participó de una reunión en Casa Rosada con un grupo de empresarios que se comprometieron a "seguir aumentando las inversiones" y pidieron "empezar a ver los plazos" para "sacar la doble indemnización y la prohibición de despidos". En ese contexto, este martes la candidata a diputada nacional por el FIT-U, Romina del Plá, aseguró que "el presidente estuvo en Toyota para celebrar el acuerdo flexibilizador". "Por eso Alberto Fernández estuvo en Zárate", insistió en su cuenta de Twitter. 

"Con todo este marco, el ambiente en la fábrica está bastante caldeado. El año pasado cuando vino a Toyota, el presidente caminó entre la gente y se sacó fotos con los trabajadores y con los militantes sin importar que se respeten demasiado los protocolos. Pero ayer no se animaron a pasearlo por la planta por temor a que lo abucheen y lo silben. Esa imagen, sin dudas, habría afectado seriamente la campaña del oficialismo. Lo cierto es que desde que en la asamblea se votó la flexibilización laboral, en la empresa está todo mal porque estas nuevas medidas perjudican a los operarios", concluyeron las fuentes consultadas por LaNoticia1.com.   

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.